Honda CR-V

Narcís Reixach

30 fotos

Nuevos argumentos para convencer

El mercado de los SUV o todocaminos ha sido testigo en los últimos años de un crecimiento vertiginoso, tanto en cifras de ventas como en la eclosión de la categoría a nivel de nuevos modelos y versiones que van llegando. En esta competida categoría, muy de moda actualmente, el Honda CR-V parece haber pasado desapercibido y sin hacer mucho ruido, pero ha jugado siempre un papel muy destacado ya que ha contado con el favor del público y la crítica, que han destacado siempre su buen hacer desde el punto de vista dinámico, acompañado por la eficacia de sus propulsores, desarrollados y diseñados por el primer fabricante mundial de motores.

Desde la introducción en España de la primera generación, en 1998, pasando por la segunda, en 2002 y la tercera, presentada en 2006, el CR-V ha militado en "puestos de honor" en el mercado nacional. Ahora, la marca japonesa actualiza y pone al día algunos elementos del modelo y la gama para reforzar en 2010 su presencia frente a la amplia y dura competencia, encarnada por rivales como por ejemplo el Toyota RAV4, el Volkswagen Tiguan, el Ford Kuga, el renovado Mitsubishi Outlander o el recién llegado BMW X1, por citar tan solo algunos.



Los refuerzos con los que se valdrá la gama 2010 del CR-V para medirse -desde este mismo mes- contra sus rivales se centran en algunos cambios estéticos de poco calado, tanto en la parte exterior como en la zona interior del vehículo, así como en la creación de una nueva versión de acabado intermedio (Lifestyle), pero sobre todo en el motor diésel, cuya potencia y par ha sido mejorada y aumentada (150 CV y 350 Nm por 140 CV y 340 Nm en su antecesor), y en especial en la disponibilidad de un nuevo cambio automático de cinco relaciones asociado a la mecánica de gasóleo.

PVP

Gasolina
Honda CR-V S 27.500 €
Honda CR-V Elegance 29.400 €
Honda CR-V Lifestyle 31.900 €
Honda CR-V Luxury 35.800 €
Honda CR-V Innova 37.800 €

Diésel
Honda CR-V Comfort 31.000 €
Honda CR-V Elegance 31.900 €
Honda CR-V Elegance Aut. 33.500 €
Honda CR-V Lifestyle 34.400 €
Honda CR-V Lifestyle Aut. 36.000 €
Honda CR-V Luxury 38.300 €
Honda CR-V Luxury Aut. 39.900 €
Honda CR-V Innova 40.300 €
Honda CR-V Innova Aut. 41.900 €

Fotos

ver galeríaHonda CR-V

Diseño

Los cambios en su diseño exterior son menores, pero como suele suceder con la mayoría de restylings, suficientes para transmitir algo más de frescura y actualidad. Así el nuevo Honda CR-V 2010 incluye nuevos paragolpes delanteros y traseros; nueva parrilla; nuevo capó delantero; y nuevo diseño de llantas, de aluminio de 17" y 18" (según versiones).

Los nuevos paragolpes, pasos de rueda y taloneras, en las versiones altas de la gama (Luxury e Innova), van ahora pintados en color de la carrocería, mientras que la nueva parrilla cuenta con una barra central, en la que se encuentra la "H", también en color de la carrocería, en lugar de cromada.

La gama de colores está formada por el Urban Titanium Metalizado (nuevo), el Negro Cristal Perlado, el Gris Amatista Perlado, el Bronce Oscuro Perlado, el Gris Plata Metalizado, el Blanco Premium Perlado y el Rojo Milano Sólido.

ver galeríaHonda CR-V

Habitabilidad

El CR-V 2010 incorpora una serie de cambios que potencian su atractivo y práctico interior. La nueva tonalidad de los paneles interiores e inserciones decorativas, combinada con el color de la tapicería de los asientos, las alfombrillas y los tiradores de las puertas, dan un nuevo aire al interior del CR-V y transmiten una imagen de mayor confort, elegancia y sofisticación. También se han incorporado embellecedores metálicos en las taloneras de las puertas y del maletero (según versiones).

Además, el todocamino nipón cuenta ahora con un sistema de audio mejorado, y una discreta entrada para USB situada en la guantera superior, que permite conectar iPods o otros aparatos MP3 (a partir de las versiones Elegance). Por lo demás, el resto de elementos -controles, mandos, botonadura, cuadro de instrumentos, etc- se mantiene sin cambios al igual que sus cotas y dimensiones interiores, que mantienen sus buenos registros de habitabilidad, con un espacio óptimo para las plazas traseras, con banqueta deslizable y una zona de carga cifrada en 556 litros, ampliable a 1.565 con los asientos abatidos.

ver galeríaHonda CR-V

Mecánica

La doble oferta mecánica que presenta el CR-V (un motor diésel y uno gasolina) se mejora en cuanto al bloque de gasóleo. El nuevo motor i-DTEC (tecnología diesel inteligente) de 2.2 litros del CR-V se apoya en el extraordinario rendimiento, la economía de combustible, y la eficacia de emisiones del motor diesel i-CTDi, que ya se incorporó en el Accord en 2008 y que ha sido galardonado en numerosas ocasiones. Este motor está fabricado totalmente en aluminio y se encuentra montado transversalmente; dispone de 4 cilindros, DOHC, cuatro válvulas por cilindro, un turbocompresor de geometría variable y un árbol de equilibrado para añadir refinamiento.

La larga experiencia que avala la trayectoria de Honda y el hecho de que sea el primer fabricante mundial de motores dan más valor a la decisión de la marca de contar con este bloque como única motorización, y es que sus técnicos creen que la configuración de 4 cilindros y la capacidad de 2.2 litros es la combinación óptima para un coche del tamaño del CR-V.

Ahora, este propulsor entrega 10 CV más potencia (150 por los anteriores 140 CV), mientras que el par gana también 10 Nm (pasa de 340 a 350). Sin embargo la principal novedad se centra en la transmisión automática, que hasta ahora no estaba disponible en este modelo pero que a partir de la versión Elegance pasa a ofrecerse en opción como alternativa a la manual de seis marchas que se ofrece de serie. Gracias a esta caja, de cinco relaciones, el confort y la suavidad de marcha se ven muy mejorados.

Por lo que se refiere al gasolina, Honda sigue confiando en el 2.0 i-VTEC, que mantiene su potencia en 150 CV a 6.200 rpm con un par motor de 192 Nm a 4.200 rpm con el que logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 10,2 segundos. Este bloque va asociado a un cambio manual de seis marchas como única posibilidad de transmisión. Las mejoras más apreciables en este propulsor en el CR-V 2010 hacen referencia a sus prestaciones medioambientales, que son ahora superiores. La mayor eficiencia del motor y la aerodinámica mejorada del vehículo suponen una mayor economía de combustible, con valores en circuito mixto de 8,2 l/100km.

ver galeríaHonda CR-V

Comportamiento

Todo lo que suponga la incorporación de automatismos y sistemas que faciliten la conducción tiene una relación directa con la facilidad de manejo, el confort y la mejora de la suavidad general. Así, el nuevo cambio automático no es más que un aliado para el día a día pero también para el uso, ocasional o frecuente, fuera de carretera.

Cuenta por ejemplo con los dispositivos Grade Logic Control y Shift Hold Control, ambos creados para introducir la marcha adecuada al reducir, así como evitar realizar cambios innecesarios.

El Grade Logic Control modifica el programa de cambios cuando se circula por una pendiente ascendente o descendente, por lo que se reduce la frecuencia de los cambios y se mejora el control de la velocidad.

El Shift Hold Control, por su parte, mantiene la transmisión en su relación actual cuando el pedal del acelerador se suelta rápidamente y se aplican los frenos (como ocurre cuando se decelera al entrar en una curva). El mecanismo hace que el chasis no se vea afectado por un excesivo número de cambios durante una conducción enérgica, lo que garantiza que hay suficiente par motor disponible de inmediato sin reducir la marcha y, al mismo tiempo, mantiene la inercia de avance y permite una rápida aceleración al salir de la curva.

Todas las versiones del CR-V están equipadas además con el sistema de tracción inteligente 4x4 Real Time, que ha sido igualmente mejorado con una mayor respuesta en el CR-V 2010. Este mecanismo sólo entra en funcionamiento cuando se necesita, de manera automática, sin ningún esfuerzo adicional por parte del conductor. Así, es el vehículo quien gestiona la conducción en carreteras sin asfaltar o sobre terrenos resbaladizos, por ejemplo, y proporciona también más seguridad cuando hay lluvia o nieve. En condiciones de conducción normales, el sistema de tracción inteligente 4x4 a Tiempo Real funciona como un sistema de tracción a las ruedas delanteras, pero si estas empiezan a perder agarre, automáticamente envía potencia a las ruedas traseras para maximizar la tracción, con lo que la eficacia (limitar las pérdidas de adherencia) y la eficiencia (reducir al máximo el consumo de combustible) son siempre complementarias.

ver galeríaHonda CR-V

Seguridad

Además de la dotación de elementos habituales en este segmento de automóviles (ABS con EBD, control de estabilidad y tracción VSA -que cuenta también con el sistema de Asistencia en Remolque TSA (Trailer Stability Assist)-, entre las avanzadas tecnologías de seguridad que caracterizan al CR-V figuran elementos como el sistema de mitigación y prevención de impactos Collision Mitigation Brake System (CMBS) y el control de crucero adaptativo Adaptive Cruise Control (ACC), en las versiones Innova. El Control de Crucero Adaptativo, por su parte, mantiene la distancia respecto al vehículo que marcha delante, mientras que el CMBS predice la posibilidad de colisión y alerta al conductor, además de aplicar la fuerza de frenado, en caso necesario.



ver galeríaHonda CR-V

Valoración Final

El Honda CRV es un claro ejemplo de la voluntad de Honda de ofrecer productos adaptados a las necesidades de los clientes, tal y como demuestra su trayectoria en tres generaciones y 12 años de comercialización y sobre todo ese espíritu de "racionalidad" que ha caracterizado siempre los productos del fabricante asiático. La firma japonesa apuesta por la tecnología práctica y eficiente, las soluciones que mejor funcionen y una imagen que reproduzca y transmita los valores de modernidad y fiabilidad que persigue, aunque alejada en la medida de lo posible de artificios superficiales o innecesarias concesiones a modas pasajeras. La "seriedad" en las propuestas de este fabricante se miden por factores como su buena reputación entre los clientes y el elevado grado de satisfacción y fidelidad de éstos, o también a lo longevos que resultan la mayoría de sus modelos, que envejecen bien y no precisan de intervenciones frecuentes para adaptarse a la realidad del mercado ni a las tendencias de cada momento.